Tengo 36 años y tras tener a mi bebé, comencé a sufrir de pequeñas fugas de orina. En principio la vergüenza me paralizó, yo pensaba que la incontinencia urinaria femenina solo sucedía a mujeres mayores. Mi doctor me ofreció el Método GyneLase™, tras tan sólo 2 sesiones, ya pude volver a reír, toser e, incluso, levantar a mi niño sin preocuparme por las pérdidas. Hoy estoy segura de mí misma.


Tras la menopausia, sentí una pérdida importante en mis sensaciones sexuales. No solo mi vida íntima se vio afectada; también mi autoestima y mi seguridad como mujer. Consulté con mi ginecólogo y me comentó sobre el Método Gynelase™. El hecho de que fuese un método poco invasivo y de recuperación rápida me convenció. Los resultados me han devuelto las sensaciones y con ello la seguridad y el bienestar de mi pareja.


Soy médico urólogo, convencido de que la incontinencia urinaria femenina es un problema que debe tratarse. Las mujeres no tienen que pasarse la vida comprando pañales para adultos. Ahora ya no hay excusas, sin cirugía y sólo con anestesia tópica, los resultados cambian la vida de la paciente devolviéndole bienestar.


Médico urólogo

El Método GyneLase™, sin duda, es la herramienta que necesitaba para ofrecer a mis pacientes una solución rápida, sin riesgos, ni complicaciones a sus problemas en el área genital. Lo recomiendo porque los resultados son significativos. Las mujeres que se someten a este tratamiento recuperan notablemente el tono y la fuerza muscular.


Médico cirujano